Por qué comprar casa en tiempo de crisis económica es buena idea

Outsider

Comparte en:   Facebook LinkedIn Twitter

Apostar por invertir en bienes raíces tiene su recompensa. Al margen de cualquier tipo de crisis económica, siempre habrá gente que se casa, se divorcia o fallece y las propiedades cambian de manos de manera constante. Recuerda, todos necesitan un lugar para vivir, y es algo que el COVID-19 o la crisis económica no cambiarán.

En un contexto de incertidumbre los bienes inmuebles parecen ser la opción de inversión correcta, los ladrillos son, después de invertir en negocio, donde los mexicanos ponen su dinero, según datos de Piggo, una Fintech para invertir y ahorrar por medio de fondos de inversión.

Hay dos formas en las que un bien inmueble puede servir como inversión: que adquieras una vivienda que vas vivir con tu familia, o, invertir en un bien inmueble que vas a rentar –una casa o local comercial- que te permitirá tener un flujo de efectivo mes a mes.

Si vas a comprar casa como patrimonio

Esta compra es parte de crear tu patrimonio familiar a futuro, aunque te genere un gasto a corto plazo porque vas a pagar mensualidades de un crédito hipotecario, al final de un periodo tendrás una casa propia y habrás utilizado el crédito como complemento para un ahorro. Esta propiedad la vas a disfrutar –lo que también implica una dividendo- y, en el futuro, la podrías vender y obtener otra ganancia.

Además recuerda que desde 2019 los bancos han bajado las tasas de interés hipotecario, por lo que hoy más que nunca podrías contratar un crédito con una tasa atractiva. 

Comprar casa en tiempo de incertidumbre es una manera de ahorrar, pues el pago que haces al banco es equivalente a una inversión mensual que sabes que no te vas a gastar, y que tal vez si no fuera porque se tiene una deuda, no ahorrarías ese dinero.

Así, en vez de pagar renta, pagas una mensualidad y adquieres un inmueble que con el tiempo ganará plusvalía, valdrá más, y esto en consecuencia incrementa tu patrimonio.

Si eres inversionista

Una casa, un departamento o un  terreno es una buena inversión, como todos los instrumentos, cuando forma parte de un portafolio diversificado.

De acuerdo con Regina Reyes-Heroles, especialista en finanzas personales, las diferencias entre invertir en bienes raíces, renta fija (deuda gubernamental) o variable (acciones de la bolsa), está en los plazos de inversión (mediano o largo plazo), el riesgo, la disponibilidad del efectivo y el rendimiento.

Invertir en plazos fijos, te permite tener liquidez casi inmediata, tienen un riesgo bajo y un rendimiento establecido, es decir, siempre sabrás cuánto vas a ganar por tu inversión. Este tipo de inversiones no tiene altos rendimientos comparados con los de renta variable e incluso con los bienes raíces.

Por su parte, añade la experta, invertir en la bolsa (renta variable), implica un poco más de riesgo, pues su valor depende de la situación económica de la empresa en la que inviertes y de la situación económica mundial. Lo que en estos meses no parece muy atractivo.

Finalmente, la inversión en ladrillos es siempre a largo plazo ya que una casa no se revaloriza de un día a otro, el riesgo es muy bajo, pues es raro que una casa pierda su valor, y su desventaja es la de la disponibilidad de liquidez.

En México durante muchos años los bienes inmuebles han probado ser una inversión segura. Históricamente se ha mantenido una cierta plusvalía en los inmuebles y además, los créditos hipotecarios con tasas fijas, pagos preestablecidos y la posibilidad de deducir el interés real en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) no sólo dan certidumbre, sino que hacen atractivo al crédito como un complemento al ahorro de patrimonio.

Publicado por Corasol el 1/04/2020 04:23:08 PM
departamentos en venta playa del carmen

SUSCRIPCIÓN AL BLOG